En la actualidad, la palabra «antioxidante» ha cobrado gran relevancia en la población. Aunque no todos saben su significado, es común que se asocie a algo beneficioso para la salud. Los antioxidantes son sustancias que protegen las células del organismo de la oxidación excesiva que produce el metabolismo celular y los radicales libres, los cuales aumentan en situaciones de estrés, alimentación inadecuada, polución ambiental, entre otros.

Es importante aprender a diferenciar entre las realidades científicas y la presión mediática de ciertos laboratorios, ya que en ocasiones su objetivo es conseguir beneficios económicos y no necesariamente la salud. Por lo tanto, es recomendable obtener antioxidantes a través de la alimentación y suplementar solo cuando sea necesario con productos de calidad y garantía.

Entre los antioxidantes más conocidos, se encuentran las vitaminas E, C, D, betacarotenos, los flavonoides, los polifenoles, Coenzima Q-10 y algunos oligoelementos como el zinc y el selenio. Podemos encontrarlos en diversos alimentos, como los cítricos, fresas, coliflores, kiwis, aceite de oliva, frutos secos, cereales integrales, sardinas, arenques, leche, mantequilla, yema de huevo, tomates, espinacas, coles de Bruselas, té verde, arándanos, uvas, ajo, trigo sarraceno, frutas y verduras frescas, pescados azules, derivados de la soja, entre otros.

Es fundamental cuidar nuestra alimentación y asegurarnos de consumir alimentos ricos en antioxidantes para prevenir la oxidación celular y disminuir el riesgo de enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo, como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento prematuro.

Si deseas saber más sobre cómo mejorar tu estilo de vida y nutrición, te invitamos a contactarnos para una evaluación personalizada y a visitar nuestra tienda de productos naturales de calidad. Recuerda que la prevención es la mejor herramienta para mantener una buena salud.